Nutrición infantil, una verdadera inversión de futuro

Nutrición infantil, una verdadera inversión de futuro.

El arte de la cocina sana

Hoy en día hemos visto, como cada vez hay más niños que comienzan antes a tener problemas de salud. En muchas ocasiones, se trata de enfermedades crónicas como la diabetes, las alergias alimenticias o los problemas respiratorios.
No tiene por qué ser inevitable, que los niños padezcan durante todos los inviernos infecciones de garganta, de oídos o catarros permanentes durante la época escolar.
Los hábitos alimenticios de hoy en día nos han conducido, a realizar comidas en "apariencia equilibradas", a comer desproporcionadamente a lo que nos movemos y a nuestras capacidades metabólicas; al tiempo que ingerimos no importa qué tipo de materias, siempre que sean comestibles. Se nos dice que debemos comer todo, absolutamente de todo, con la única condición, de que sea variado; garantizando los aportes de vitaminas, minerales, proteínas y grasas sin importarnos su procedencia.
Así, en invierno en lugar de comer potajes con legumbres y verduras como el repollo o las berzas, con gran cantidad de vitamina C, resistentes al frío invernal; nos tomamos frutas refrescantes como la naranja, las piñas, los kiwis o pomelos, propios de climas cálidos; y cuya digestibilidad está lejos de ser ligera para nuestro estómago.
Esta forma de alimentarnos la hemos transmitido a los niños, y lejos de conseguir unos efectos saludables, a pesar de su apariencia equilibrada, cada vez están generando más debilidades inmunitarias y desvitalización corporal en los pequeños.
El consumo de lácteos, harinas refinadas, bebidas edulcoradas y azúcar ha provocado un aumento de la insuficiencia renal infantil, la aparición de infecciones respiratorias y/o urinarias de repetición, irritabilidad de carácter y falta de concentración, cansancio y debilidad generalizada.
Una forma interesante de comer para nuestros niños, es aquella que los mantenga desde su nacimiento, con un buen nivel de salud, que permita un crecimiento equilibrado y una vitalidad propia de esta edad.
En cocina terapeútica y macrobiótica, se tiene en cuenta las diferentes fases de crecimiento infantil y las necesidades que tienen los niños a lo largo de su desarrollo; desde un bebé hasta un adolescente….y se acompaña nutricionalmente este proceso.
Existen grandes confusiones y contradicciones entre los diferentes profesionales de la salud, la publicidad, los comentarios de barrio, la tradición familiar, etc…de tal forma, que a veces los niños  acaban  teniendo una alimentación basada en un popurrí de informaciones, que se aleja bastante de una alimentación natural que siga un sentido común.
Es por ello que han proliferado ciertos hábitos alimenticios, de consecuencias nefastas para los más pequeños y a veces de efectos irreversibles: obesidad, diabetes, alergias crónicas, estreñimiento, infecciones respiratorias crónicas, etc…
Los alimentos industriales infantiles contienen aditivos con diversas funciones que aumentan la consistencia y evitan la separación de los ingredientes: Ácido cítrico sintético que impide la oxidación; ácido ascórbico sintético que emulsiona; y aceites vegetales hidrogenados (grasas saturadas químicas)  que ‘mejoran' la resistencia del alimento y le dan un sabor ‘agradable' para los niños, es decir, un sabor adictivo.

Así se obtienen ‘papillas' vitaminizadas, precocidas, instantáneas, homogeneizadas, liofilizadas, edulcoradas… que han producido generaciones enteras de niños "rellenitos", anormalmente desarrollados, ‘construidos en el laboratorio', al igual que la ‘comida' con la que se alimentan.

La alimentación de la madre, durante el embarazo y la lactancia, será de vital importancia para garantizar unos buenos aportes al feto y al bebé durante la etapa de amamantamiento.
En todo caso, hablamos de respetar el tiempo de maduración digestiva en cada niño, paralelo a su desarrollo psicomotor, puesto que ambos sistemas están relacionados: el paso de cuatro patas a la bipedestación, es importante para el desarrollo bucal, y el momento en que aparecen los dientes en cada bebé no es casual, sino que viene establecido por la naturaleza, cuando el aparato digestivo es capaz de digerir alimentos que necesitan masticación.
Una parte importante de la cocina terapeútica, consiste en aprender por qué en ciertos momentos será más interesante comer los cereales en grano que en pasta; por qué a veces se deberá aumentar la ingesta de proteínas; cómo preparar papillas nutritivamente completas; cómo organizar un plato para que esté bien equilibrado energéticamente, dependiendo de la constitución y condición de cada niño, etc….
Enseñar a los niños a comer desde que son muy pequeños, a apreciar los diferentes sabores y texturas con una cocina divertida, sabrosa, original y atractiva; que les proporcione un desarrollo equilibrado, se tratará de un verdadero trabajo preventivo en materia de salud social,  y una verdadera "inversión de futuro".


 


Alexia Juvín Suarez

Autor: Alexia Juvín Suarez

Fisioterapeuta método GDS y entrenadora fitness Instructora de macrobiótica y cocina terapeútica Diseñadora ergonómica


La medicina china divide el año en 5 estaciones

Ho'oponopono, el Código Hawaiano de Perdón

Llevamos dentro de nosotros como partes de la Mente Inconsciente, a todas las personas...

Sufres el síndrome del Burnout?

Se estima que al menos 43 millones de trabajadores europeos padecen burnout. Entre los más...

Paseos SHINRIN YOKU.... o la medicina de los árboles....

El paseante respira las “fitoncidas”, sustancias volátiles que desprenden los árboles y que nos...

Como combatir el Síndrome Burnout

El proceso de burning-out puede ser consciente o inconsciente. Poco a poco, la persona se va...

Sofrología, un metodo para equilibrar la armonìa mental

La sofrología consistirá en una gimnasia mental que nos permitirá promover la salud psicofísica,...

Tu Corazón

El Locomotor

Tu Piel

Tu Corazón

Curiosidades

Tu mente

Neurologico

Respira bien

Quitar toxinas

Tu Imagen

Musculos

Riñones

Novedades

Circulatorio

Tus Hormonas

Tu Digestión