« Atrás

Wellness Laboral y Ergonomía emocional

Ergonomía emocional o la creación de espacios, actividades, productos, servicios más próximos a las necesidades

Cuando escuchamos la palabra ergonomía, inevitablemente se nos viene a la mente la afamada silla de despacho negra, con infinidad de ajustes individuales y una estética futurista. Pero ergonomía, es un concepto que abarca una dimensión más profunda, y que va más allá del diseño de objetos para nuestra oficina o lugar de trabajo, o dentro de nuestro propio hogar.
La ergonomía proviene del griego έργον (ergon, ‘trabajo') y νόμος (nomos, ‘ley') y ha estado presente a lo largo de la historia y evolución del hombre, desde la antigua Grecia hasta este siglo, siendo definida como una ciencia que estudia las interacciones entre humanos y los elementos de un sistema; sus características son fisiológicas, físicas, psicológicas y socioculturales, y en función de su dominio hablaremos de ergonomía cognitiva ( referente a los procesos mentales ), ergonomía física ( en el campo de la adaptabilidad física ) y la ergonomía organizacional ( que busca la optimización de sistemas psicotécnicos )
Los ergónomos estudian las características, las necesidades, las capacidades y habilidades de los seres humanos, analizando aquellos aspectos que afectan al entorno artificial construido por el hombre, en relación directa con sus actos y gestos involucrados en toda actividad de éste.
En todas las aplicaciones, su objetivo es común: adaptar productos, tareas, herramientas, espacios y el entorno en general, a las capacidades y necesidades de las personas, de manera que esto, contribuya a mejorar la eficiencia, la seguridad y bienestar de los consumidores, usuarios o trabajadores.

"El planteamiento ergonómico consiste en diseñar los productos y los ambientes adaptando éstos a las personas, y no al contrario"

La ergonomía se centra en dos ámbitos fundamentalmente: el diseño de productos y del lugar de trabajo. Su aplicación al ámbito laboral ha sido tradicionalmente la más frecuente; aunque también está muy presente en el diseño de productos, y en campos relacionados con la actividad del hogar, el ocio o el deporte. El diseño y adaptación de productos y entornos para personas con limitaciones funcionales (personas mayores, personas con discapacidad, etc.), es también otro espacio de actuación de la ergonomía, muy importante y a tener en cuenta.
En el diseño ergonómico de productos, hablamos  de pretender que éstos sean: eficientes en su uso, seguros y que contribuyan a mejorar la productividad, y eficicencia sin generar patologías.
En cuanto a la ergonomía en el trabajo o en el hogar, podemos decir que, en el sentido estricto de la palabra, no existe ninguna "cosa" ergonómica, pues la calidad de tal, depende de la interacción con el individuo, y no bastan las características del objeto per se. Intenta obtener un ajuste adecuado, entre las aptitudes o habilidades del trabajador, o del usuario-consumidor, y los requerimientos o demandas del trabajo, o del uso del producto.
Ahora bien, hay un aspecto del que poco se habla en ergonomía, y son las emociones. Las emociones influyen sobre nuestro comportamiento, y por tanto, van a influir en nuestra postura, en nuestros movimientos voluntarios e involuntarios, en nuestras decisiones, etc…; podemos decir que el cuerpo habla una lengua universal, comprensible por todas las culturas, y que nuestros gestos estàn salpicados de psiquismo.
Puedo tener la mejor silla ergonómica del mercado, pero cuando estamos trabajando, uno, no puede darse el lujo de desperezarse ni estirarse cuando el servidor acaba de caerse¡¡¡…..en estos casos, adoptamos la posición de "C", sí, con forma de letra C: nariz en pantalla, codos hacia atràs, elevación prominente de hombros, cuello durísimo, punta de pies apuntando al problema…( el cuàl es visible en 19", con suerte si se hace visible ); el infalible "efecto charleston" también hace su aparición, con el repiqueteo constante de nuestra pierna hábil contra el suelo, digno del mejor baterista de hard rock.
De las uñas ni hablamos, y menos de la velocidad con la que nos estamos comiendo el "paquete de galletitas" que tenemos al lado.
En cambio, cuando todo marcha sobre ruedas, cruzamos las piernas, reclinamos el asiento, pensamos en lo maravilloso que es nuestro trabajo, apoyamos la nuca en la unión entre el asiento y el respaldo, y orientamos la silla levemente de costado, como si nos estuvièsemos anticipando incosncientemente a una nueva "derrapada"…
Este vaivén postural y gestual, en función de nuestros estados emocionales, no es "gratis" y tiene sus consecuencias a nivel físico y psicológico. Tenerlo presente cuando trabajamos, permitirá hacer una prevención activa; ya que partimos del principio, que para transmitir bienestar, debemos de ser nosotros mismos una referencia de comfort y tranquilidad.
En los spas, balnearios, centros de talasoterapia…manejamos el concepto wellness y por ello, debemos tener presentes el concepto ergonómico en todas sus dimensiones, tanto a nivel de servicios como en aspectos laborales a tener en cuenta.
Por otro lado, la ergonomía emocional, atiende no solamente a nuestra toma de consciencia sobre nosotros mismos y nuestra postura, sino que  también estará en relación a las futuras creaciones y diseños de nuestros productos, tratamientos, servicios, marcas….

Incluir actividades, por ejemplo, en las que se introduzcan conceptos ergonómicos e inteligencia emocional, proponer tratamientos en ambientes ergonómicos que den ideas, para trasladar la sensación de bienestar a su casa o trabajo, lanzar productos cosméticos de fácil uso, pensando en los diferentes públicos….
Pensar por un momento…si a uno le preguntan cuál es el objeto que más le gusta de los que tiene, seguramente será aquel con un valor emocional o afectivo especial, además de otras características. Por tanto, para trabajar con innovación real, es muy necesario indagar y observar cuidadosamente el comportamiento, y la relación que se establece entre un determinado objeto, actividad, tratamiento, servicio…. y las personas.  
Hablamos de una filosofía de trabajo basado en el objetivo de hacer más simple la vida a la gente, su relación con los objetos y los servicios. Enriquecer esa relación, es encontrar la verdad de lo que la gente quiere. Hacer que la "vida sea más simple" es una forma de brindar bienestar a nuestros clientes, cansados de las complicaciones que surgen en la vida rutinaria.
Un caso muy curioso es el de las tapas de seguridad de los medicamentos. "Si bien son absolutamente seguras para los chicos, son muy difíciles de abrir para la gente mayor. Hasta que SeymourPowell diseñó una línea de canillas cónicas para personas con problemas de artrosis.
La ergonomía emocional nos ayudará a crear espacios, actividades, productos, servicios más próximos a las necesidades de nuestros clientes, optimizando nuestra atención y creando fidelidad.


Alexia Juvín

Autor: Alexia Juvín


La medicina china divide el año en 5 estaciones

Sofrología, un metodo para equilibrar la armonìa mental

La sofrología consistirá en una gimnasia mental que nos permitirá promover la salud psicofísica,...

Estrés produce acidez en el organismo, principal causa de enfermedades

Con respecto al factor emocional, podemos decir que está demostrado que estar sometido a altos...

Paseos SHINRIN YOKU.... o la medicina de los árboles....

El paseante respira las “fitoncidas”, sustancias volátiles que desprenden los árboles y que nos...

Cultivar la felicidad o que tipo feliz eres, hedonico o eudaimónica?

Ni todos los que tienen todo lo que desea, se sienten felices, ni todos los que tienen carencias...

Maternidad holística

Hablamos de maternidad holística, cuando se comprende que el cambio que experimenta la mujer no...

Tu Corazón

El Locomotor

Tu Piel

Tu Corazón

Curiosidades

Tu mente

Neurologico

Respira bien

Quitar toxinas

Tu Imagen

Musculos

Riñones

Novedades

Circulatorio

Tus Hormonas

Tu Digestión