Los articulos + leídos

Wellness laboral, Europa se centra en la salud laboral

«La mayoría de las acciones de Wellness que se realizan actualmente en las empresas se centran en...

Wellness y Sostenibilidad, no puede existir el uno sin el otro

Está claro, el ser humano pide a gritos reencontrarse con la Naturaleza en su búsqueda por la...

El gran valor del Resveratrol y su capacidad para activar las sirtuinas

El vino ya no se limita a deleitar el paladar, ahora se ha empezado a ver como algo más que un...

Cómo distinguir entre las tendencias y las modas

Cada año lo mismo,, salen las modas y tendencias de wellness como setas. Pero ¿cómo distinguir...

Por qué elegir un Spa Sostenible?

Estudios financieros sobre Spas, reportan que el 15% los ingresos totales de un spa refieren a...

El Mindfulness App - La App de Salud numero 1 en ventas en 11 países

Con más de 500.000 usuarios en todo el mundo, “El Mindfulness App” acaba de lanzarse en una...

The Water Dance

Si miramos al agua en su naturaleza, nos damos cuenta que casi siempre está en movimiento. Ese...

El 77% de los consumidores declara practicar una dieta saludable, qué les puede ofrecer un hotel?

Este cambio de tendencia en los hábitos de alimentación que se está viviendo actualmente ha dado...

Wellness, Excelencia y Accesibilidad, una decisión estratégica

En un centro Wellness como en cualquier otra empresa, la Calidad y la Excelencia tienen que ser...

Los LOHAS: Quienes son?

LOHAS' es un segmento en relación a una forma de vivir sostenible, a iniciativas ecológicas,...
« Atrás

Wellness laboral, Europa se centra en la salud laboral

Europa se centra en la salud laboral Wellness laboral

El 46% de las compañías europeas confía en la aplicación de estos planes para reducir el absentismo y aumentar la productividad

El Foro Económico Mundial y la Facultad de Salud Pública de Harvard realizaron  un informe para analizar el impacto económico de las enfermedades crónicas más frecuentes -cáncer, trastornos cardiovasculares, enfermedades respiratorias y trastornos mentales- en los próximos 20 años. Entre sus conclusiones alertaban de que, en términos globales, estas enfermedades supondrían un coste acumulado mundial de 47 billones de dólares (unos 37.500 millones de euros), durante el periodo comprendido entre 2011 y 2030, siendo los trastornos mentales responsables de 6 billones de dólares (unos 4.700 millones de euros) en las próximas dos décadas, el equivalente al 1,3% del PIB mundial.
En la actualidad son muchos los expertos que sostienen que los riesgos psicosociales son la causa de entre el 50 y el 60% de todas las jornadas de trabajo perdidas, según los datos publicados en el Observatorio Permanente de Riesgos Psicosociales de UGT. Y estiman que los trastornos de salud mental costarán a la Unión Europea 240.000 millones de euros al año.
Por ello, las empresas que son más conscientes de la estrecha relación existente entre los riesgos psicosociales y las elevadas tasas de absentismo son mucho más propensas a realizar importantes esfuerzos para abordar estos riesgos.
Beneficios sociales
Desde hace más de 25 años, Estados Unidos se sitúa a la cabeza del mundo en la introducción de planes de salud laboral en sus compañías, muchas de ellas grandes multinacionales en las que resulta más fácil introducir este tipo de estrategias y conseguir que sean sostenibles en el tiempo. De hecho, para muchos de sus trabajadores tienen más peso los beneficios sociales -en especial, la asistencia sanitaria y el seguro médico- asociados a un contrato que la propia remuneración económica.
En Europa -y en España-, donde el Estado del Bienestar se ha convertido en una de las víctimas más dramáticas de la crisis económica, empiezan a cobrar fuerza este tipo de prácticas, que se definen y engloban bajo el epígrafe de «Wellness laboral». Según el estudio «Working Well», realizado por Buckconsultants, el 46% de las compañías europeas ya están aplicando este tipo de planes, adaptándolas a las características del continente y de las propias empresas.
Mejorar la salud en el trabajo parece una respuesta obvia ante un escenarioen el que se combinan el recorte de los beneficios sociales, con el retraso de la edad de jubilación y un enorme déficit de productividad, motivado, en parte, por unas estructuras laborales ancladas en el pasado, en plena revolución digital.
Desde el Observatorio de UGT ya apuntaban para reforzar este argumento tres datos apabullantes: «El 50% de los costes médicos laborales derivan de comportamientos no saludables; un 60% de las faltas laborales se deben a problemas psicológicos y estrés; y un 59% de los empleados con alto riesgo de tener alguna enfermedad el próximo año, son empleados que este año están sanos».
La carga del estrés
Y según una de las encuestas realizadas por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, «ocho de cada diez directivos europeos se muestran preocupados por el estrés laboral en sus lugares de trabajo».
El número de organizaciones que se han subido al tren del «wellness laboral» ha aumentado significativamente en los últimos dos años. Las empresas tienen una clara preocupación por el bienestar de sus empleados, y se demuestra con su crecimiento geográfico: en Europa, el 46% de las compañías disponen de planes de salud, peroel mayor aumento lo han experimentado en el último año, al pasar del 32% a 46%; en Estados Unidos esa cifra asciende al 79%; en Asia, al 46%; y en Australia, al 47%.
Sin embargo, el objetivo de la implementación de los mismos es diferente. «Mientras que en Asia el principal motivo es la reducción del absentismo y mejorar la seguridad en el puesto de trabajo, en Europa pasa por mejorar el Engagement y moral de los empleados y en EE.UU. este tipo de programas están enfocados en intentar rebajar los elevados costes sociales», explica Giovanna Santiago, gerente de Talengo, firma experta en la Búsqueda y el Desarrollo Directivo.
«La mayoría de las acciones de Wellness que se realizan actualmente en las empresas se centran en mejorar las condiciones de trabajo de los empleados, pero eso no es más que un parche. Para que este tipo de planes de salud funcionen se necesita un cambio de mentalidad, no sirve de nada implantar medidas si no existe el compromiso real de llevarlas a cabo. Y de hecho, si el Comité de dirección no está alineado con esta estrategia, la empresa está tirando el dinero, asegura la experta».
Un alto porcentaje de los mismos no tiene el aprovechamiento adecuado por falta de cultura en la empresa. «Precisamente por ello este programa se centra en los directivos, para que sean ellos los canalizadores de esta cultura del bienestar», mantiene.
En el caso de los directivos, los problemas de salud y bienestar se han agudizado con la crisis. El estrés laboral afecta a un 60% de los directivos en España: los directivos españoles son los sextos más estresados del mundo y los segundos en Europa; el 80% del bajo rendimiento está asociado a fatiga laboral; y las principales enfermedades asociadas a los directivos presentan tres factores de riesgo principales (estrés, escasa actividad y nutrición subóptima).
Medicina proactiva
Las compañías más innovadoras están empezando a diseñar planes específicos para la dirección. El programa «Be wellness» de Talengo actúa sobre la base de una medicina proactiva y preventiva «con el objetivo de mejorar la calidad de vida mediante la implantación de hábitos de vida saludable y la creación de una cultura empresarial que transite desde los puestos de dirección hacia toda la organización», subraya la experta.
«En los últimos años se ha sufrido mucho. Venimos de una guerra de talentos brutal, especialmente en el sector TIC, entre 2006 y 2008. Y ahora nos enfrentamos a una crisis de talento global, porque las empresas no encuentran los perfiles adecuados. Por eso, la creación de una cultura empresarial basada en el bienestar del empleado es fundamental para retener a aquellos trabajadores que otorgan valor a la empresa», explica.
Hasta hace poco, el sueldo era prácticamente el único factor que se tenía en cuenta a la hora de pensar en un cambio de trabajo. «Pero hoy hay motivos que tienen una gran importancia como el proyecto, el plan de carrera, la cultura de la compañía, los valores... Por eso un alto porcentaje de compañías solicitaron programas de este tipo», concluye.
Desde Talengo consideran que uno de los indicadores que confirman el éxito del programa es cuando el equipo nota un cambio en el comportamiento de su jefe: «Los empleados tienen que obtener un beneficio indirecto de estas iniciativas. El objetivo final es aumentar el compromiso la felicidad y la productividad de los empleados como paso previo a la mejora general de la empresa».
fuente abc


lucía dorronsoro abc

Autor: lucía dorronsoro abc

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Sobre la relevancia del Wellness