Todos hablan de Wellness y cuantos realmente saben qué es?

Esta encuesta ha sido de clarificar y ayudar a comprender mejor el significado del término WELLNESS, ya que, a priori tenemos la impresión de que la mayoría de las personas fuera del ambito...

Qué deberíamos encontrar en un Spa sostenible, un Spa Verde?

Últimamente estos 'spas sostenibles' o spas verdes dan mucho que hablar. Descubriendo aun, lejía en las bañeras de hidro-masajes, que se los albornoces aun se limpian en seco y el...

El poder de las 'mega' tendencias en el segmento Wellness

Las tendencias están impulsando el cambio, y fundamentalmente alteran la cultura a largo plazo, la sociedad y la economía. Pero, ¿cómo funcionan? ¿Cuáles son sus raíces? Si se quiere entender las...

La Fusión de los intereses en un Wellness hotel y sus consequencias

Una cosa esta muy claro, veamos la tendencia firme alejarse de tener solo un spa, solo la instalación en su oferta hotelera, sino la oferta personalizada hacia el Wellness y la excelencia. Esto...

Aloe Vera, la planta que asombra al mundo desde la Antigüedad.

El aloe vera es la planta que mas éxito ha cosechado entre las muchas que en las islas han demostrado cualidades beneficiosas para el ser humano.

« Atrás

Sostenibilidad y Thalasso, un largo camino por recorrer

Sostenibilidad y Thalasso, un largo camino por recorrer

Una investigación sobre sostenibilidad en los centros de talaso en España

El proyecto trata sobre el grado de implicación de sostenibilidad que aplican los centros talaso del territorio español en el desempeño de su actividad profesional además de averiguar si estos centros cumplen con los requisitos necesarios para poder denominarse centros de talasoterapia.
Este planteamiento surge por la creciente aparición de centros talaso en estos últimos años y por la tendencia actual a un mayor compromiso de respeto al medio ambiente. Debido a la nueva aparición de centros de talasoterapia considero necesario averiguar el compromiso con la sostenibilidad y determinar si los servicios que ofrecen coinciden con la oferta de un verdadero centro de talasoterapia.

Los centros de talasoterapia obtienen de la sociedad importantes beneficios económicos pero al mismo tiempo en ocasiones generan impactos negativos sobre el medio ambiente. Es por ello que en los últimos años estos centros, tanto los urbanos como los que sus instalaciones se encuentran ubicadas en un hotel, han incorporado estrategias y políticas a través de códigos de conducta internos que garantizan que el desarrollo de sus actividades ordinarias sean sostenibles y no impacten de manera directa o indirecta contra los derechos sociales y ambientales de los implicados. Esto ha generado nuevos protocolos de actuación y conducta en sus estrategias empresariales los cuales   incorporan prácticas sostenibles que apuestan por: el empleo de energías renovables, edificación respetuosa en las que se incorporan materiales de construcción naturales, uso de tecnología no dañina con el medio ambiente y buenas prácticas medioambientales como el reciclaje y ahorro de energía.
De esta manera el volumen en la compra de materiales reciclables o biodegradables así como el empleo de productos cosméticos bio se ha visto incrementada en estos centros y elegidos como única opción alternativa a los productos cosméticos convencionales que incorporan en su composición derivados del petróleo como parafinas y siliconas además de algunos de ellos también extractos de animales, los cuales generan un impacto negativo sobre los derechos ambientales.


Según un recién estudio realizado en la Universidad de Plymouth, los productos cosméticos y de limpieza cotidianos contienen enormes cantidades de partículas de plástico que son liberadas al medio ambiente y amenazan a la vida marina.

Estos microplásticos sustituyen a ingredientes naturales y se encuentran en productos tales como limpiadores de manos, jabones, pasta de dientes, espuma de afeitar, champús, protectores solares, etc. Debido a su diminuto tamaño no pueden ser interceptadas por los sistemas de tratamiento de aguas residuales, y acaban liberadas en ríos y océanos. La fabricación de productos cosméticos con ingredientes vegetales conlleva una ética ecológica, pues no provoca residuos químicos, ni agresivos que sean perjudiciales para el medio ambiente.

 

Los establecimientos hoteleros o centros talaso se encuentran ubicados en las costas e influyen de manera directa e indirecta sobre los recursos naturales locales de agua y energía.  Una mala gestión de los residuos pueden alterar seriamente la biodiversidad de la zona. En España son muchos los centros que al implementar un sistema de gestión medioambiental (SGA) se adhieren a una eco-etiqueta o certificación medioambiental que informan al consumidor sobre su compromiso ambiental. Cualquier operador de turismo puede conseguir una ecoetiqueta sin embargo conseguirla requiere del cumplimiento de una serie de requisitos. Estos requisitos deben incluir el uso de fuentes de energía renovables, una disminiución del consumo de agua y energía, medidas para reducir las aguas residuales, una política ambiental establecida, la existencia de áreas para no fumadores, etc. Según estudios, la ecoetiqueta es la preferida por los turistas para conocer los aspectos medioambientales de los establecimientos hoteleros aunque en la práctica no saben distinguir lo que diferencia a unas de otras. Aunque estos sellos no son gratuitos, las empresas tras cumplir con todos los requisitos invierten en ellos. Las eco-etiquetas son un valor añadido que aportan beneficios económicos, ecológicos y en la mejora de imagen de la empresa. Es un elemento de marketing que se incluye en la publicidad del centro el cual el consumidor reconoce y en consecuencia mejora la experiencia de este así como la comunicación entre consumidor y centro.
La implantación de áreas luminosas donde mayoritariamente incide la luz del Sol, la incorporación de elementos naturales en las zonas comunes del centro, jardines con vegetación autóctona de la zona, energías renovables que generen la electricidad del centro y el calentamiento del agua, la aplicación de métodos de desinfección respetuosos con la salud humana y el medio ambiente, desalinadoras de agua que convierten el agua de mar en agua para consumo sanitario y sistemas de grifos que permiten ahorro en el consumo del agua son algunas de las medidas que estos centros de talasoterapia han implementado en sus actuales estrategias empresariales.  

 

Resultado y conclusión de la investigación
De acuerdo al resultado de la investigación se podía averiguar varios aspectos significativos relacionados con el comportamiento de los centro de salud y bienestar talaso del territorio español así como su grado de involucración y responsabilidad en medidas de desarrollo sostenible.
La talasoterapia es un término que engloba unos requisitos y unas medidas que en la práctica han de cumplir los centros que ofrecen esta oferta. En España podemos encontrar que no todos los centros talaso cumplen con estas características. Existen centros, especialmente los que se encuentran en un hotel, que se llaman talaso pero que en la práctica son sólo un Spa que incorpora tratamientos estéticos a base de elementos marinos y que en sus instalaciones de terapias húmedas y piscinas incorpora una o varias con agua de mar, ya sea esta procedente directamente del mar o extraída y transportada.

Además, la prescripción facultativa de terapias no es posible porque la mayoría no cuenta con un médico en su equipo por lo que no es extraño que contraten a un fisioterapeuta en su lugar, quien además de ejercer técnicas de prevención y rehabilitación puede realizar masajes y terapias corporales; algo que resulta más rentable económicamente para la empresa.
La temperatura del agua es clave en la efectividad de una terapia con agua de mar siendo requisito indispensable que esta esté entre 35 y 37ºC para que así el organismo pueda recibir a través de ósmosis todas las propiedades beneficiosas del agua de mar. No obstante, la de un 61,1% de los centros encuestados no llega a 35ºC.

Otro aspecto a destacar es el requisito de que el centro disponga de un área donde los clientes puedan exponerse y respirar el aire del mar, el 57,9% de los entrevistados no cuenta con un espacio de estas características en sus instalaciones.
Resulta sorprendente la cantidad de centros que con estas características se llamen centros de talasoterapia cuando en la realidad se trata de Spa marinos donde sus tratamientos sólo tienen fines estéticos. Como medida de marketing para crear una oferta de atracción al cliente los empresarios hoteleros, al estar su hotel ubicado en la costa y abastecer las piscinas con agua de mar e incluir elementos marinos en su carta de tratamientos asimilan que su Spa es un centro que reúne las condiciones para llamarse talaso pero la realidad es que no están en lo cierto. Esta oferta confunde al cliente que confía en que ese Spa cumplirá las expectativas de un centro de talasoterapia. El cliente cada vez es más exigente y tiene acceso a mayor información por lo que si estos establecimientos no actúan para adaptar su oferta a lo que verdaderamente venden su imagen se puede ver perjudicada además de la satisfacción de sus clientes.
La media de edad de los clientes que visitan los establecimientos encuestados, mayormente está entre los 30 y 50 años de edad. Este rango de edad coincide con un perfil maduro, trabajador, solvente y preocupado por su salud y bienestar. Al ser principalmente hoteles los encuestados la mayoría de estos clientes son de fuera de la localidad que acuden especialmente en verano.
Al tratarse de centros que se encuentran en el litoral es lógico que fundamentalmente haya un mayor índice de clientes en verano. El grado de ocupación de un establecimiento influye directamente en el gasto energético, los clientes consumen más electricidad y agua. Al darse estas condiciones una buena medida de ahorro energético respetuosa con el medio ambiente es la implantación de paneles solares térmicos y fotovoltaicos, sin embargo sólo el 15,8% de los establecimientos encuestados cuentan con estos dispositivos instalados. Otra medida que supondría un ahorro energético y económico importante sería el incorporar la luz natural como elemento de iluminación en las distintas áreas del centro.  El 8,8% de los entrevistados sólo utiliza iluminación artificial en la zona del circuito y un 35,3% en las cabinas de tratamiento.
Los sensores de iluminación también contribuyen de forma significativa al ahorro energético ya que sólo se encienden cuando detectan la presencia de alguien y permanecen apagados el resto del tiempo. Algunas zonas donde se puede recomendar el empleo de este método de iluminación podría ser en vestuarios, aseos, diferentes zonas del circuito y otras zonas comunes como pasillos. De los centros entrevistados sólo el 42,1% afirma tener incorporados sensores de iluminación en sus instalaciones. También otra notable mejora podría ser instalar en las piscinas del circuito pulsadores con temporizador lo cual contribuiría también a una reducción del coste energétco.
El agua es uno de los recursos en los que también se puede ahorrar. Hacer algunas modificaciones sencillas como usar grifos con células fotovoltaicas o instalar reductores de caudal en grifos y/o duchas pueden aportar significativas mejoras en este aspecto

Otra mejora no tan habitual pero que también tiene un impacto de mejora en el ahorro de agua sería el sustituir los inodoros tradicionales por inodoros secos, los cuales son inodoros limpios, respetuosos con el medio ambiente y que además no precisan del suministro de agua ni energía eléctrica.
Un gasto diario que es habitual en estos centros es la lavandería debido al gran volumen de toallas, albornoces, etc. que son necesarios para el desarrollo de la actividad. Una gran parte de los encuestados, específicamente un 52,6%, externalizan el servicio de lavandería lo que representa un gasto energético y económico además del consiguiente aumento de emisiones de gases tóxicos a la atmósfera debido al transporte, normalmente en camión. Si estos centros decidieran incorporar este servicio en su centro conseguirían evitar la emisión de estos gases y podrían obtener un notable ahorro energético. Una de las posibles medidas a adoptar podría ser sustituir las resistencias eléctricas de las lavadoras por agua caliente procedente de una instalación de energía solar térmica. Aunque esta acción puede suponer un aumento en los gastos de personal también representa un compromiso medioambiental lo que mejora considerablemente la imagen de la empresa. Otra manera de ahorro en el lavado de toallas muy novedosa podría ser incorporar a las duchas de los vestuarios secadores para el cuerpo.
Son muchos los centros entrevistados que cuentan con el suministro de  productos procedentes de proveedores de fuera de la localidad. Sólo el 26,3% recibe materiales de proveedores de su zona. Obtener proveedores de nuestra zona ayuda a reducir gastos de transporte, papel y electricidad entre otros. Trabajar con proveedores de la localidad contribuye a un desarrollo sostenible económico-financiero, social y medioambiental.
Entre las marcas más populares que encontramos en los centros entrevistados, la cosmética marina es la que más se repite. No hay que confundir que porque un producto cosmético incorpore en sus ingredientes elementos marinos, especialmente algas, estamos ante un cosmético natural. Emplear productos cosméticos fabricados con ingredientes ecológicos aporta un grado de seguridad y tranquilidad al cliente a parte de contribuir a la mejora de la imagen de la empresa.

El 100% de los encuestados afirman tomar medidas para el reciclaje de residuos sin embargo la mayoría para desempeñar sus servicios emplean materiales desechables que no son biodegradables ni reciclables.

Un 78,9% utiliza papel plástico para envolturas corporales, un 57,9% emplea toallitas desechables para la realización de tratamientos y un 47,4% ofrece amenities que se presentan en envoltorios plásticos. Sería interesante hacer cómplices de un comportamiento sostenible a los clientes, incorporando papeleras de reciclaje que separen los residuos por tipos en los vestuarios y áreas de espera. El método de desinfección y tratamiento del agua de las piscinas de estos establecimientos suele ser el cloro y el bromo.

El 33,3% de los encuestados emplea cloro y un 27,8% aplica bromo. El empleo de productos químicos para mantener en buen estado el agua de la piscina no se corresponde con un comportamiento sostenible, siendo recomendable el empleo de otros métodos como la electrólisis salina o luz ultravioleta. Sólo el 27,8% de los encuestados emplea métodos no agresivos para el tratamiento y desinfección del agua de sus piscinas.
Llevar a la práctica un sistema de gestión medioambiental conlleva una serie de compromisos respetuosos con los derechos humanos y ambientales.

Las ecoetiquetas son la manera en la que estos centros se identifican y comunican a sus clientes su compromiso con la sostenibilidad. No obstante, poseer una ecoetiqueta en un establecimiento hotelero no es garantía de que ese comportamiento se esté ejecutando en todos los departamentos.
Aunque se ha podido observar que son muchas las iniciativas de comportamientos sostenibles que se intentan implantar aún queda un largo camino por recorrer para que la sostenibilidad esté ampliamente instalada en los protocolos de gestión y actuación de los centros de talasoterapia.


Adelaida Bolívar Delgado

Autor: Adelaida Bolívar Delgado

Gracias a Sra. Adelaida Bolívar Delgado Extracto de la conclusión del Proyecto Eco Thalasso -->Finalista para el Premio Best Spa Manager Proyect Award en Investigación y Sostenibilidad<-- Tema de su TFM del Master Spa Manager: Titulo Eco Thalasso

Promedio (0 Votos)
La valoración media es de 0.0 estrellas de 5.