« Atrás

Inteligencia Digestiva: el sistema digestivo nuestro segundo cerebro

El sistema digestivo nuestro segundo cerebro

Inteligencia Digestiva y como mantener en forma nuestro cerebro intestinal

Hace años que los científicos han descubierto que poseemos dos cerebros en nuestro cuerpo, uno dentro de la esfera craneal, y otro dentro de la cavidad abdominal; poseemos un tapizado con más de 100 millones de neuronas a lo largo de todo el tracto digestivo, casi exactamente igual que el número existente en toda la médula espinal.

Se pensaba inicialmente que se trataba de un tubo hueco con reflejos simples, pero se comprobó, que existía un impresionante trazado de fibras nerviosas desde el esófago hasta el ano, que lo recorren.

Hablamos del denominado sistema nervioso entérico.

Al igual que lo que sucede dentro de las paredes craneales, nuestro segundo cerebro se encarga de producir sustancias psicoactivas como la dopamina ( hasta un 50% ) y la serotonina u hormona de la felicidad ( hasta un 90% es producida en el intestino ), así como diferentes opiáceos que modulan el dolor.
Este cerebro abdominal tendría dos funciones: por un lado, supervisar todo el proceso digestivo, desde los movimientos peristálticos, la secreción de jugos digestivos ( gástrico, biliar, pancreático), la absorción y transporte de nutrientes, y la eliminación de los productos de deshecho; y por otro, colabora con el sistema inmune en la defensa del organismo.

En algún momento hemos experimentado ciertas situaciones en las que hemos apreciado el vínculo existente entre nuestro estado emocional y nuestras vísceras.

Expresiones como: "tengo un nudo en el estómago", "me pone del hígado", "siento un cosquilleo en la barriga", forman parte de los dichos y jerga popular, y estàn presentes en todas las culturas, tanto antiguas como modernas. Según esto, podríamos pensar que un trastorno emocional o una emoción intensamente vivida, durante largo tiempo, se podría somatizar originando problemas viscerales, tales como el colon irritable o la úlcera de estómago. Consideremos nuestras entrañas, un lugar de expresión activa, de nuestra actitud comportamental frente a las oscilaciones emocionales, que nos presenta la vida incesantemente.

La ansiedad, el estrés, la neurosis, pueden alterar durante largo tiempo la producción de ácido clorhídrico en el estómago, el sistema inmunitario, la microflora, y los procesos enzimáticos digestivos, y eso sin grandes cambios anatómicos, pero con sensaciones de dolor, malestar, hinchazón abdominal, reflujos gástricos, diarreas, etc…, es el lenguaje en el que se expresa nuestro sistema digestivo, y es necesario  aprender a escucharlo, para tratar de observar nuestro funcionamiento corporal, y poder corregir aquellos hábitos que pueden estar haciéndonos daño. Si no prestamos atención a estos "email alarma" que nos envían nuestro órganos, puede que un día los tejidos no sean capaces de compensar ni resistir más esta agresión, y se desarrolle una lesión constatable con pruebas médicas

Las situaciones extremas del miedo y el trauma emocional provocan una liberación masiva de diversas sustancias químicas, mediadores, hormonas, neurotransmisores, etc… que alertan a todo el cuerpo de esta situación emocional aguda. Como en el intestino producimos y almacenamos muchas de estas sustancias químicas anteriormente mencionadas, su liberación excesiva y urgente desencadena reacciones enzimáticas digestivas y movimientos musculares intestinales muy rápidos.
Se puede padecer fragilidad digestiva debido a enfermedades recurrentes en la infancia, consumo prolongado de fármacos, malos hábitos alimenticios o simplemente una naturaleza "débil constitucional" a nivel del sistema digestivo; este es un punto que en Medicina Tradicional China se conoce bien. En muchas ocasiones se trata de un trastorno digestivo adquirido, y que por tanto se puede reeducar, y mejorar: un tratamiento combinado entre un especialista en nutrición, un psicólogo, sofrólogo y/o un acupuntor, podría ser la solución en el 90%de los casos.

Después de muchos años de irritación, una propuesta que podría comenzar a meter a punto nuestro sistema digestivo, sería una limpieza no agresiva del tracto digestivo con caldos y cremas de verduras dulces ( calabaza, calabacín, zanahoria, cebolla cocida…), con miso y kuzú, que ayude a desinflamar y regenerar mucosas digestivas, y a equilibrar la microflora intestinal; al mismo tiempo que debemos excluir temporalmente, aquellos alimentos de carácter alergénico, como los lácteos, los frutos secos tropicales o el gluten. Cualquier alimento ingerido en exceso, pueden constituir una fuente de toxinas, y es por ello que debemos adaptar nuestra alimentación a nuestras necesidades orgánicas: capacidad digestiva, combustiva y eliminatoria.

Una buena manera de mantener en forma nuestro cerebro intestinal, sería a través de una alimentación equilibrada en nutrientes, y formada por alimentos de fácil digestión, absorción y eliminación de deshechos; con unos hábitos sanos a la hora de comer: tomarse un tiempo para comer de forma relajada, masticando suficiente, degustando los sabores, las texturas, no "comer mientras tanto…" y no realizar actividades simultáneas como ver la tele o leer la prensa, o peor aún..trabajar¡¡; realizar respiraciones abdominales diarias, masajes suaves abdominales frecuentes, estiramientos, una actividad rítmica repetitiva que active los sistemas, y calor suave relajante de vez en cuando para mimarse; así como una adecuada higiene intestinal, respetando las señales que nos envía el intestino, tomándose el tiempo suficiente. Cuando no tenemos un reflejo condicionado establecido, debemos entrenarlo e insistir en un ritual, con horarios y momentos dedicados a este aspecto.

El vaciado del intestino es tan importante como el mero hecho de comer, puesto que lo más importante para nuestra nutrición celular es el equilibrio entre los alimentos que entran, las sustancias que absorbemos y los residuos que eliminamos procedentes de la actividad bacteriana y celular; si el tránsito es lento o insuficiente, podremos ocasionar una acumulación de residuos que puede autointoxicarnos, lo cual genera diferentes síntomas manifestados en piel, mucosas, dolores articulares e incluso alteración de carácter y humor.
Según el Dr. Jean Seignalet, una limpieza de intestinal sería para nuestro segundo cerebro, así como una cura de sueño para el sistema nervioso central

Si tratamos bien a nuestro sistema digestivo, el nos responderá bien, proporcionándonos un buen suministro de energía, vitalidad y optimismo¡¡


Alexia Juvin

Autor: Alexia Juvin

Fisioterapeuta método GDS y entrenadora fitness Instructora de macrobiótica y cocina terapeútica Diseñadora ergonómica . Formadora en Wellness Spain Academy " Formación en Wellness y Alimentación Saludable-Cocina Terapéutica para Hoteles de Wellness & SPA" Un paso adelante en el nuevo concepto de Wellness Travel y Healthy food & Eat Well Anytime Anywhere. Una materialización de un proyecto educativo por una alimentación más consciente, y al mismo tiempo, por una implantación de hábitos saludables sea cual sea las circunstancias…una verdadera inversión de futuro¡ >>Me ha resultado díficil definir mi trayectoria profesional, cuando me he sentido "obligada" a escoger unos estudios que concretizasen mis inquietudes. Comencé por la fisioterapia, pero poco a poco he ido añadiendo todos aquellos conocimientos que despertaban curiosidad en mí: Medicina Tradicional China, Psicomorfología, Antropología, Macrobiótica, Hidroterapia e hidrocinesiterapia, y el Diseño ergonómico. Parto siempre de la idea de un concepto de salud holístico, una unión de aspectos que conforma al ser humano: constitución y condición; como health coach trabajo atendiendo a la simbiosis físico, psiquico-emocional- comportamental y ambiental, y como spa manager, apuesto por un wellness que abarque todas estas dimensiones:<<


Estrés produce acidez en el organismo, principal causa de enfermedades

Con respecto al factor emocional, podemos decir que está demostrado que estar sometido a altos...

Brain Food, los alimentos que miman tu cerebro

El cerebro tiene preferencias, y según algunos estudios, parece “gustarle” el consumo de àcidos...

Limón, Jengibre y Ajo, y lo que tienen en común

Por tanto podemos considerar que el consumo tanto de jengibre, como de ajo o limón, contribuye a...

Programas Dynamic Detox en Mallorca

Se está empezando a reconocer la importancia del cuidado del intestino y su importancia en la...

Cúrcuma: salud, cocina y cosmética

Esta magnífica especia para la salud y la gastronomía, se utiliza también a nivel cosmético, como...

Inteligencia Digestiva: el sistema digestivo nuestro segundo cerebro

Hace años que los científicos han descubierto que poseemos dos cerebros en nuestro cuerpo, uno...

Ciruela umeboshi: la reina de la alcalinidad

En Macrobiótica, la ciruela umeboshi se considera un alimento medicina, e imprescindible en la...

Moringa, el superalimento

Moringa es un milagro y un regalo para la humanidad. Es más que una tendencia. Moringa es también...

La penta-coordinación de la alimentación saludable

La filosofía oriental hace una valoración energética de cada alimento, teniendo en cuenta su...

El gran valor del Resveratrol y su capacidad para activar las sirtuinas

El vino ya no se limita a deleitar el paladar, ahora se ha empezado a ver como algo más que un...