« Atrás

Calabaza - sano, no sólo en el otoño

El origen de la calabaza de Halloween

Tiene muchas caras que muestra esta verdura, no sólo como decoración para Halloween, sino también en la cocina

Conozca esta verdura clásica de varias maneras.
 

No sólo la carne sabrosa con su alto contenido de betacaroteno antioxidante puede suscitar su menú de temporada. Las semillas de calabaza crujiente suministran una alta calidad del aceite durante todo el año con sus ácidos grasos esenciales y fitoquímicos, cuyos naturales de curación y poderes puede mitigar diversas dolencias.
Por otra parte, podría aumentar " buenos" niveles de colesterol HDL ,  y promueve la eliminación del exceso de colesterol de los tejidos y mantiene el metabolismo del colesterol en equilibrio.

Lo sabías?  La calabaza es una baya !

Él es una de las especialidades culinarias en otoño e invierno:  La calabaza es baja en calorías, sana, aromática y muy versátil en la cocina.
Con la calabaza es un poco como con los espárragos, fresas y setas, en natural y fresco no se puede comprar todo el año.
Y es por eso que ahora en el otoño la calabaza en todas sus variantes es unos de los productos favoritos. No extraña, con sólo 25 calorías por cada 100 gramos se puede incluir calabazas como uno de los mejores alimentos, en especial para los que presten atención a su figura.

Reconocidos por sus Ingredientes muy valiosos:
La calabaza es muy saludable y proveedor importante de vitaminas (por ejemplo, beta-caroteno como un precursor de la vitamina A), minerales ( como el potasio, magnesio, calcio, hierro ) y fibra saciante.
De interés culinario son las calabazas entre las cucurbitáceas aproximadamente 800 conocidos.

Bueno, estas frutas naranjas van más allá del Halloween y los azucarados (¡pero deliciosos!) postres y bebidas. Las calabazas tienen numerosos beneficios para la salud, y ninguno de ellos toma protagonismo en las ofertas otoñales más frecuentes.
¿Tienes dudas respecto a sacar la calabaza de la tarta (o de la taza)? Estos beneficios para la salud podrían hacer que cambies de opinión:

Pérdida de peso
"Hay siete gramos de fibra en una taza de calabaza enlatada. Eso es más fibra de la que obtendrías en dos rebanadas de pan integral".
La calabaza podría hacer que te sientas satisfecho, pero también es una súper estrella baja en calorías. Las calabazas enlatadas tienen casi un 90% de agua, así que además de que te ayuda a mantenerte hidratado, tiene menos de 50 calorías por porción.

Mejor inmunidad
¿Buscas una manera de protegerte de las enfermedades y mejorar tu sistema inmune? Prueba la calabaza. La gran cantidad de vitamina A que la fruta provee ayuda a tu cuerpo a combatir infecciones, virus y enfermedades infecciosas. El aceite de calabaza incluso ayuda a combatir varias infecciones ocasionadas por bacterias y hongos. Además, la calabaza cuenta con casi el 20% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, lo que podría hacer que te recuperes de los resfriados más rápidamente.

Menor riesgo de cáncer
El beta-caroteno es bueno para tus ojos y tu piel, pero ¿sabes qué otro beneficio tiene? Combate el cáncer. Investigaciones muestran que las personas que tienen una dieta alta en beta-caroteno pueden tener un menor riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de próstata y cáncer de pulmón.
Las vitaminas A y C son "una clase de escuadrón de defensa de las células", dice Kaufman. Ambas son antioxidantes, y funcionan como escudos para tus células en contra de los radicales libres que causan cáncer".

Puede ayudar a tratar la diabetes
En experimentos científicos se ha demostrado que la calabaza reduce los niveles de glucosa en la sangre, mejora la tolerancia a la glucosa y aumenta la cantidad de insulina que el cuerpo produce. Es necesario realizar otras pruebas antes de que podamos decir con seguridad cuáles serán los beneficios de la calabaza para los diabéticos, pero si tienes diabetes, comer calabaza ciertamente no te hará daño.

Piel más joven
Seguro, comer calabazas podría ayudarte a que te veas más joven (el beta-caroteno de la calabaza nos protege de los rayos UV del sol que causan arrugas), pero la pulpa también es una excelente mascarilla facial completamente natural que exfolia y suaviza. Todo lo que necesitas es un cuarto de taza de puré de calabaza (no pastel de calabaza), un huevo, una cucharada de miel y una cucharada de leche. Mezcla los ingredientes, aplícalos, espera más o menos 20 minutos y lávate con agua tibia.


El origen de la calabaza de Halloween
En Estados Unidos es imposible imaginar una fiesta de Halloween sin calabazas. Hortalizas talladas con rostros terroríficos y brillantes por dentro. La moda y la tradición han hecho que esta sea cada vez más universal. Incluso en nuestro país muchos niños salen disfrazados pidiendo dulces con una calabaza en la mano.
Sin embargo, nunca te has preguntado por qué esta calabaza es uno de los símbolos de la "Noche de Brujas". Aquí va la respuesta: la curiosa historia viene de Irlanda, lugar en donde nace esta celebración.
Jack O'Lantern (Jack Linterna) es un personaje del folclore irlandés, aunque puede extenderse a toda la isla de Gran Bretaña. Existen varias versiones sobre el relato, como suele suceder en casi todos los cuentos populares.
El protagonista de esta leyenda se llama Jack, un granjero tacaño y mentiroso que acostumbraba estafar a sus vecinos. Cierto día el diablo fue a buscar a Jack con la firme intención de llevarse su alma. Sin embargo, el granjero logró engañarlo y atraparlo. A cambio de su libertad el diablo prometió que "jamás lo volvería a buscar".
Al cabo de varios años, Jack murió pero fue rechazado en el cielo y al llegar al infierno el diablo tampoco quiso recibirlo, y lo condenó a deambular por los oscuros caminos del purgatorio.
Antes de partir, Jack le pidió un último favor: una luz que pueda alumbrar su camino. Entonces, el diablo le entregó una brasa que nunca dejaría de arder. El granjero cogió uno de los nabos que llevaba en su bolso, le hizo un hueco y colocó la brasa dentro de los tubérculos.
Desde entonces en Irlanda se hizo popular la historia de Jack of the Lantern (Jack, el del farol) y se le relacionó a las celebraciones del Samhain, festividad de origen celta que marcaba la transición (el paso de un año a otro) de apertura al otro mundo.
La versión más conocida es la del granjero que utilizó su astucia para engañar al Diablo haciéndolo subir a un manzano y plantando cruces a su alrededor para que no pudiera bajar. Tanto en esta versión como en las otras, la historia finaliza con un pacto entre Jack y el Diablo. Jack promete liberar al demonio siempre y cuando este no se llevara su alma, a lo que el Diablo accede.
Con la llegada de inmigrantes irlandeses a Estados Unidos, la celebración cobró gran importancia y se convirtió en una tradición. Sin embargo, al no haber una plantación de nabos o beterragas, pero sí un exceso de calabazas, los estadounidenses decidieron cambiarla.
Desde entonces se tallan rostros terroríficos en las calabazas (supuestamente la cara de Jack). Estas hortalizas eran colocadas en las ventanas de las casas para, según las creencias, ahuyentar al diablo.

Al principio eran patatas, nabos y remolachas
La leyenda dice que cuando Jack muere no encuentra lugar ni en el cielo (por su vida de pecador) ni en el infierno (dado que el Diablo no puede llevarse su alma). Es así como Jack queda errante en la oscuridad eterna, iluminando su camino con una brasa del infierno que nunca dejaría de arder, un regalo a modo de burla del Diablo. Jack introdujo la brasa en un nabo ahuecado construyendo la linterna que le daría nombre.
Desde entonces en Gran Bretaña es tradición folclórica que los niños tallen faroles de fuego fatuo en vegetales como nabos y remolachas. Aunque no está del todo claro, muchos documentos confirman su conexión con la festividad de Halloween a partir de 1866.
Como siempre sucede en estos casos, el ritual de los vegetales tallados sufrió grandes transformaciones cuando emigró de Europa a Norteamérica. Sucede que Irlanda siempre mantuvo una gran tradición migratoria con los Estados Unidos, por lo que resulta lógico entender como la tradición cruzó el Atlántico.
Lo que no existía en esa suerte de nuevo mundo era la abundancia de plantaciones de nabos y remolachas, por lo que los niños tuvieron que improvisar con calabazas, un vegetal que sí se plantaba en grandes extensiones.
Fue gracias a estas circunstancias que la calabaza tallada con el rostro de Jack O'Lantern comenzó a volverse popular en todo el territorio norteamericano hasta convertirse en el símbolo indisociable de Halloween.


Redacción Wellness Spain

Autor: Redacción Wellness Spain


Estrés produce acidez en el organismo, principal causa de enfermedades

Con respecto al factor emocional, podemos decir que está demostrado que estar sometido a altos...

Brain Food, los alimentos que miman tu cerebro

El cerebro tiene preferencias, y según algunos estudios, parece “gustarle” el consumo de àcidos...

Limón, Jengibre y Ajo, y lo que tienen en común

Por tanto podemos considerar que el consumo tanto de jengibre, como de ajo o limón, contribuye a...

Inteligencia Digestiva: el sistema digestivo nuestro segundo cerebro

Hace años que los científicos han descubierto que poseemos dos cerebros en nuestro cuerpo, uno...

Programas Dynamic Detox en Mallorca

Se está empezando a reconocer la importancia del cuidado del intestino y su importancia en la...

Cúrcuma: salud, cocina y cosmética

Esta magnífica especia para la salud y la gastronomía, se utiliza también a nivel cosmético, como...

La penta-coordinación de la alimentación saludable

La filosofía oriental hace una valoración energética de cada alimento, teniendo en cuenta su...

Ciruela umeboshi: la reina de la alcalinidad

En Macrobiótica, la ciruela umeboshi se considera un alimento medicina, e imprescindible en la...

Moringa, el superalimento

Moringa es un milagro y un regalo para la humanidad. Es más que una tendencia. Moringa es también...

El gran valor del Resveratrol y su capacidad para activar las sirtuinas

El vino ya no se limita a deleitar el paladar, ahora se ha empezado a ver como algo más que un...